Hoy Noticia Herbalife
Inicio ¿Quienes somos? Mapa del sitio Contactanos

Ciudad de México.- Emilio Lozoya Austin, ex director general de Petróleos Mexicanos (PEMEX), y Édgar Torres Garrido, ex titular de PEMEX Fertilizantes, fueron inhabilitados ayer por la Secretaría…

César Martínez Agencia Reforma CIUDAD DE MÉXICO.- Emilio Lozoya, ex director de PEMEX, fue inhabilitado para ser funcionario público durante los próximos 10 años, debido a que no reportó cuentas bancarias en sus declaraciones patrimoniales. La actual Secretaría de la Función Pública (SFP) informó ayer de la inhabilitación y de la sanción a otro alto []

La renuncia de Germán Martínez al Seguro Social reveló las entrañas de la Cuarta Transformación y más: 1) Si alguien se atraviesa en los proyectos personales y prioritarios del presidente Andrés Manuel López Obrador, se convierte en desechable. 2) Los verdugos de la Secretaría de Hacienda son intocables; el secretario, Carlos Urzúa, tiene clara la encomienda que los recursos que necesite el presidente, tienen que salir de donde sea, a costa de lo que sea. 3) Ninguna disposición legal lo va a frenar; si un funcionario como Martínez considera que podría violarse la ley, se le expulsa, porque vendrá otro, como el soldado que ocupaba la Subsecretaría de Gobernación, Zoé Robledo, que lo sustituirá sin importar su desconocimiento técnico o financiero. Lealtad, es el factor clave para entrar en el alma de López Obrador. Las secuelas de la renuncia de Martínez son el cianotipo del estilo de gobernar de López Obrador. La descalificación personal del exdirector del Seguro Social, la sugerencia de que obedeció a intereses aviesos, el aislamiento gubernamental. La maquinaria funciona. El modelo también. El poder vertical es un diseño que requiere obediencia, y con incondicionales dispuestos a hacer todo los necesario, suicidarse incluso, para cumplir los programas, deseos y ocurrencias del presidente. No es algo nuevo en López Obrador. El presidente tiene clonado el modelo de operación del Palacio del Ayuntamiento, que trasladó a Palacio Nacional. Favor y gracia a los suyos. Y quienes abandonan el rebaño se vuelven desechables.   Una síntesis apretada del estilo es empezar a trabajar alrededor de las 5:45 de la mañana, presidir la junta con el gabinete de seguridad convertidas muchas veces en reuniones tumultuarias, donde acuden secretarios y secretarias por ser la única oportunidad que tienen para plantearle algo, desayuna, revisa temas electorales, toma su siesta de 45 minutos, y de manera mucho menos frecuente que antaño, se va a macanear un poco al estadio de béisbol de Ciudad Universitaria. Como lo hacía antes, delega de manera selectiva los asuntos de Estado. En Julio Scherer, consejero jurídico de la Presidencia y secretario de Gobernación de facto, recaen los temas políticos del presidente, a excepción de los legislativos, que encarga a Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado. Al gabinete de seguridad le da toda su confianza, aunque al secretario de la Defensa, el general Luis Cresencio Sandoval, le carga cada vez más un mayor número de responsabilidades, algunas tan estrambóticas como prepararse a ocupar áreas en el SAT. Los temas electorales, su verdadera prioridad, los ve con Gabriel García Hernández, coordinador de los superdelegados. En un siguiente nivel, opera con los segundos de a bordo. En Gobernación, utilizaba más, hasta ayer, Robledo, por encima de la secretaria Olga Sánchez Cordero. En Educación, la persona de confianza es el subsecretario Luciano Concheiro, relegando al secretario Esteban Moctezuma. En Economía, la relación con los empresarios depende de Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, no de la secretaria Graciela Márquez. La manera como establece sus líneas de mando lleva a un desconcierto general. Antes de sus conferencias mañaneras, tiene reuniones multitudinarias con el gabinete legal, ampliado, subsecretarios, directores de empresas desconcentradas e invitados. En esas reuniones recibe los reportes de algunas de las áreas donde mostró interés en la víspera, y recibe información de su staff, aunque, como se quejan algunos funcionarios, es irrelevante el trabajo que hacen porque el presidente difunde los números que él piensa que son los correctos, en lo que comúnmente se conoce como el momento de “yo tengo otros datos”. El estilo híper centralizado de la toma de decisiones es, a la vez, un modelo que deja muchos vacíos y cabos sueltos que tratan de impedir y atar muchos de sus colaboradores de manera coyuntural y emergente. El propio Urzúa padeció las formas del presidente, cuando ante una pregunta de Bloomberg y Reuters en la mañanera, ofreció darles al día siguiente el plan financiero para PEMEX, obligando a Hacienda a hacer un copy paste de documentos previamente trabajados, que provocó decepción y preocupación en los mercados internacionales. El presidente, cuyo ejercicio de mando es inflexible, también aplica una rigidez en el proceso, que ocasiona por un lado, que sus colaboradores no lo apoyen en las tareas de gobierno, sino que estén a la deriva -porque son marginados-, en espera de qué instrucción les da en las mañaneras. También, por la forma como aplasta a sus colaboradores en las reuniones de madrugada en Palacio Nacional, ha optado por callar y no dar su opinión, porque si discrepa de la de él, serán cuestionados, maltratados y alejados del núcleo de poder. El silencio del equipo impide que le llegue información oportuna sobre lo que sucede en el para bellumde la Cuarta Transformación, donde para alcanzar su paz presupuestal, se preparan para la guerra contra Hacienda, los enemigos de todos. Esto es lo que permite entender qué sucedió con Martínez, quien cayó derrotado. Buscó el respaldo del presidente para reducir los recortes draconianos en su presupuesto, pero sólo encontró su espalda. Es lo que pasa con otros miembros del gabinete a quienes López Obrador ignora. Hay cansancio en el equipo de gobierno, pero también miedo. Martínez rompió con el presidente, aunque no lo hizo objeto de sus críticas, porque estaba harto de lo que sucedía. Su realidad es la de muchos. La pregunta es cuánto más tardarán en separarse del gobierno o lucharán internamente para sobrevivir; es decir, tendrán que matar para no fracasar. En ambos casos, lo que ha provocado López Obrador con su estilo, no es nada promisorio. La carta de renuncia anticipa nubarrones. rrivapalacio@ejecentral.com.mx twitter: @rivapa

A 10 días del arranque de las obras en Dos Bocas, la petrolera no tiene información ambiental, financiera ni de factibilidad del proyecto.

Función Pública: ocultó dinero en declaración; abogado del exdirector de PEMEX impugnará

Emilio Lozoya Austin es sancionado por supuestas irregularidades en la adquisicin de una empresa de fertilizantes y por ocultar informacin en su declaracin patrimonial

Amexhi, PEMEX y CNH intervienen en el plan

Morena aseguró que PEMEX recuperaría sus ingresos

Las reformas a las instituciones, por definición, son graduales y sus ritmos difíciles de sujetar a la necesidad de resultados o cumplimiento rápido de promesas de un gobierno, menos a financiarlas. Poner la funcionalidad de un Estado a merced de la transformación de la forma de gobernar, como ofrece el presidente López Obrador, arriesga la viabilidad del cambio. La política de austeridad y los recortes no sólo generan inconformidad, más grave aún, un “parón” que puede sofocar su propia iniciativa. La disconformidad y hostilidad con la “tijera” cegadora de presupuesto, plazas y puestos, o la centralización en la SHCP de compra y suministros del sector público, se extienden entre dependencias que acusan debilidad operativa para cumplir con sus funciones. La renuncia del exdirector del IMSS, Germán Martínez, es la denuncia más visible de otras sobre el riesgo de que las reformas sean socavadas por medidas de ahorro excesivas, que se aplicarían a programas sociales u obras de infraestructura o al rescate de PEMEX. La versión oficial es que las plantillas estaban infladas, el Estado atiborrado de empleados de confianza de gobiernos pasados… la pobreza franciscana, dicen, en nada afecta su marcha. Pero diversas áreas de la administración pública muestran afectaciones e incluso dificultades para la dispersión de recursos, incluidos los programas sociales. En los primeros cuatro meses de la administración se registra un subejercicio de unos 200 mil millones de pesos, que equivalen a alrededor de 28% del gasto programable. Si bien en cada inicio de sexenio hay una curva de aprendizaje, la política de ahorro puede suponer un mayor freno que la sicosis por la corrupción que señala Alfonso Romo para explicar la desaceleración económica. El compromiso con la austeridad, eliminación de excesos y privilegios es irrefutable, responde a la aspiración de cambio de las urnas. Incluso la revisión de tabuladores salariales, independientemente de la polémica sobre los parámetros para fijar el salario del Presidente. Pero el trabajo del gobierno es complejo y desconocerlo desde el Ejecutivo equivale a una forma de autoboicot si los recortes le impiden cumplir con sus encargos en áreas indelegables como la educación o la salud. Las capacidades institucionales son difíciles de recuperar cuando se pierden por reformas poco o mal planeadas. Desde el gobierno, los recortes se ven sólo como ahorros para financiar sus políticas prioritarias, aunque rechazan afectaciones a la marcha de otros programas. Pero la postura es difícil de sostener cuando se observa el impacto en el medioambiente sobre las condiciones para el cuidado de la calidad del aire o en la prestación de servicios de salud, como denunció el exdirector del IMSS. ¿Los recursos no bajan a los programas por dificultades operativas o son producto del debilitamiento de capacidades institucionales? ¿Realmente pueden verse los subejercicios como ahorros? Otros ámbitos donde también hay focos rojos es en el de la investigación científica o en políticas públicas como el cierre de las estancias infantiles. Pero es difícil determinar, incluso para el gobierno, hasta dónde llegan las consecuencias para el trabajo de instituciones de la seguridad social, del turismo o educación, por ejemplo, con los libros de texto para el ciclo escolar. El modelo de centralización del combate a la corrupción vía la concentración del manejo de adquisiciones y del presupuesto en Hacienda también preocupa a las dependencias, dado que implica el control en compras y suministros. Es el modelo diseñado por el Ejecutivo para atajar la desviación de recursos públicos, pero también puede derivar en parones a sus funciones y evidencia las tensiones que se generan al interior del equipo de gobierno. Aunque el Presidente no parece preocupado por fracturas internas mientras siga adelante con sus planes y haya con quién reemplazar, rápido, a los inconformes.   Columnista:José Buendía HegewischImágen Portada:Imágen Principal:Send to NewsML Feed:0

Arturo PáramoCIUDAD DE MÉXICO. Los excedentes petroleros  van a permitir financiar el desarrollo del país, apoyar los proyectos productivos e impulsar los programas sociales en México, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador. 27 por ciento creció la inversión extranjera directa en cuatro meses, expuso el presidente Andrés Manuel López Obrador Previó que con la puesta en marcha del campo petrolero Ixachi iniciará la recuperación de Petróleos Mexicanos, lo cual permitirá tener excedentes de crudo al final del sexenio. El Ixachi, en Tierra Blanca, Veracruz, es el primero de 22 campos petroleros que el actual gobierno planea establecer en los próximos años, que permita llegar a una producción de 2.6 millones de barriles de crudo al día. Por ello, a PEMEX se le inyectarán recursos los primeros tres años del sexenio. Ya llegamos a un acuerdo de apoyar a PEMEX hasta el 2021, apoyar a PEMEX como una prioridad hasta el 21 con presupuesto, todo lo que se necesite y quitándole impuestos, para que tenga más recursos e inversión”, adelantó el Presidente. La expectativa del gobierno federal era de alcanzar una producción de 2.2 millones de barriles a finales del sexenio, pero las proyecciones más recientes señalan que la cifra podría ser de 400 mil barriles más. Esto permitiría la posibilidad de exportar más crudo y también de producir más combustibles en las refinerías que serán reconfiguradas, y en la nueva refinería de Dos Bocas, Tabasco. Y ese excedente es el que nos va a permitir financiar el desarrollo, apoyar proyectos productivos, la creación de empleos, educación pública, salud y bienestar del pueblo. Ése es nuestro plan”, explicó el jefe del Ejecutivo. En su rueda de prensa matutina, el presidente López Obrador fue especialmente optimista con el curso de la economía mexicana, pues indicó que hay señales, como la inversión extranjera, que le permiten estar confiado. Creció la inversión extranjera en la bolsa 27% en cuatro meses. Lo voy a repetir: en cuatro meses creció la inversión extranjera en la Bolsa de Valores de México 27%”, enfatizó. Aunque lamentó que ese tipo de noticias no se destaquen en la misma magnitud que los conflictos políticos.   AUMENTA LA RESERVA DE GASOLINAS   De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, las reservas de gasolinas eran escasas en los momentos más difíciles de la guerra contra el robo de combustible. Aseguró que durante “el momento más crítico de la lucha contra el huachicol, las reservas de gasolinas en México llegaron a disminuir al grado de que sólo había gasolinas disponibles para una semana”, reconoció el jefe del Ejecutivo federal. El Presidente de la República explicó que actualmente México tiene reservas disponibles, dentro del país y “no en barcos”, al menos para 20 días. Admitió que si no lo dijo en su momento fue por razones estratégicas, porque “a los conservadores nada les importa”. De ahí la necesidad de construir la refinería de Dos Bocas, Tabasco, y modernizar las otras, lo cual no es sólo un asunto económico, sino que se trata de un tema de seguridad nacional y de soberanía, cosa que “los conservadores no alcanzan a entender; y si lo entienden, no les importa”, lamentó. El mandatario federal también aclaró que ésa es otra de las razones por las cuales no quiere y no sostendrá un enfrentamiento con Estados Unidos, ni se confrontará ni caerá en las provocaciones del presidente Donald Trump. -De la Redacción   cva   Contenidos Relacionados:López Obrador se reúne con el SNTE‘Hay confianza’: López Obrador tras reunión con director global de IKEAUn buen servidor público no se rinde: López Obrador

Sorpresiva, pero no injustificada, es la renuncia de Germán Martínez a la dirección del Instituto Mexicano del Seguro Social. Se trata del más duro golpe que se haya asestado al neoliberalismo de la Secretaría de Hacienda en lo que va del presente sexenio, lo que ha despertado las iras de los fundamentalistas de Morena, quienes están cubriendo al renunciante de improperios, no por las sólidas razones de su retiro, sino por su pasado panista. El Seguro Social padece grandes problemas que se evidencian en las interminables colas de fracturados, heridos y otros pacientes que ocurren al servicio de urgencias; en la inhumana espera a que se somete a los necesitados de una operación inmediata, en las aglomeraciones que suelen formarse ante la falta de personal, en la frecuente escasez de medicamentos indispensables, en la falta de camas y en otros fenómenos que conoce cualquiera que se haya asomado a una clínica u hospital del instituto. Esas deficiencias no son producto de la casualidad, sino el resultado de 36 años de gobiernos neoliberales, los que se empeñaron en sabotear el funcionamiento del sector público en áreas tan sensibles como la salud o la educación. Esa política depredadora convirtió en chatarra las instalaciones de PEMEX o de la Comisión Federal de Electricidad. En su permanente embestida contra el sector público, el neoliberalismo estimuló la corrupción, desalentó a los servidores públicos, privó a las instalaciones de insumos y otros elementos indispensables para su buen funcionamiento. El propósito era acabar con las instituciones y empresas públicas y orillar a la privatización de todo. Por supuesto, el IMSS nunca se ha librado de ciertas lacras, pero el burocratismo, la improductividad, las raterías o las insuficiencias fueron siempre marginales hasta que llegaron los acólitos de Milton Friedman, quienes hicieron todo para llevar al desastre lo construido por varias generaciones de mexicanos. Germán Martínez, a quien nadie puede acusar de extremista de izquierda ni cosa parecida, ha sido contundente: “Algunos funcionarios de la Secretaría de Hacienda —dijo con toda claridad— tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social”. La injerencia perniciosa a la que se refiere Martínez Cázares se resume en el credo de la pandilla tecnocrática de “ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal”, justamente del personal que atiende a los derechohabientes en jornadas agotadoras, muchos de ellos sin plaza de base. Por ley, el IMSS tiene autonomía técnica, pero la tecnocracia pretende colocar “delegados administrativos”, una especie de policías administrativos de Hacienda en cada estado, pasando por encima de los acuerdos y nombramientos realizados por el consejo técnico del propio Instituto, lo que convertiría en autoridad suprema del Seguro Social a los embajadores del vicepresidente Carlos Urzúa. El jefe del Ejecutivo, lejos de sopesar las contundentes razones de la renuncia, respondió que para sustituir a Germán Martínez “afortunadamente hay muy buenos servidores públicos en el país” (¿el renunciante era malo?) y que “vamos a que el Seguro Social mejore y que se acoplen Hacienda y el Seguro Social”, sí, sometiéndose a los dictados de la pandilla de los “neos”, ante los cuales, AMLO se dijo “muy ortodoxo, muy respetuoso de las decisiones que toma Hacienda”, o en su caso, Urzúa, el profesor del Tec de Monterrey con casi nada de experiencia en funciones de gobierno. El mandatario agregó algo innecesariamente ofensivo para Germán Martínez, pues refiriéndose a la precariedad en el abasto de medicamentos, dijo que “no hay que dejarse intimidar por ningún proveedor”, lo que sugiere que al ahora exdirector del IMSS le faltó carácter ante los proveedores. De este modo, el responsable de los despidos masivos en el sector público, de la caída de la actividad económica, de la drástica reducción de recursos a las instituciones, seguirá gobernando de acuerdo con los dictados de los organismos financieros internacionales, aunque Donald Trump no se lo agradezca. No votamos por eso.   Columnista:Humberto MusacchioImágen Portada:Imágen Principal:Send to NewsML Feed:0

Tu publicidad aqui

1. El relevo oportuno. No pasaron sino horas para que se designara al nuevo titular del IMSS, Zoé Robledo. Hay muchos funcionarios capaces en México, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, ante la salida abrupta de Germán Martínez. Robledo es parte de una dinastía que ha participado en la política mexicana en el último medio siglo y hoy toca a Zoé dirigir las riendas del instituto de salud más grande de América Latina. Sin tiempo que perder, se reunió de urgencia con Carlos Urzúa, secretario de Hacienda, para volver al camino y garantizar el derecho de los mexicanos a un sistema de salud de calidad. No fue sacado de la chistera. Es un político progresista que en su primer día en el nuevo cargo logró coincidencias favorables con Hacienda para beneficio de los derechohabientes. Que nadie lo dude, estará a la altura del compromiso. 2. Puntos y comas. Después de la renuncia de Germán Martínez al IMSS, que vino a sacudir la transformación, y la llegada de Zoé Robledo, la Comisión de Salud en la Cámara de Diputados pidió que Carlos Urzúa dé a conocer los detalles de los recortes al sector. Miroslava Sánchez, presidenta de la comisión, citó a Urzúa con calidad de urgente, así como a la subsecretaria de Egresos, Victoria Rodríguez Ceja, y a Raquel Buenrostro, oficial mayor de Hacienda, funcionarios con los que habría “chocado” Martínez. “Lo que más nos interesa es saber exactamente cómo es que la salud de los mexicanos se garantiza desde el punto de vista presupuestal”, precisó la diputada de Morena. Más urgente es saber el fondo real del problema. Y cortar por lo sano. Con la salud no se juega. 3. ¡Arrancan! Una de las exigencias sociales que más se han escuchado desde el primero de diciembre pasado es la de encontrar a quienes en el pasado hicieron mal uso de sus cargos y, hasta ahora, no se había generado una noticia como ésta: la Secretaría de la Función Pública inhabilitó por 10 años a Emilio Lozoya, exdirector general de PEMEX, por supuestas irregularidades en la adquisición de una empresa de fertilizantes. La SFP anunció la inhabilitación de dos funcionarios de alto nivel de PEMEX por la compra de Fertinal en una operación muy cuestionada. La primera sacudida al árbol de la corrupción ya arrojó los primeros frutos. Para los que aún no lo creen, esto va en serio. Y aún no hablamos de Odebrecht. 4. Amigazo. Nadie puede decir que Jaime Rodríguez, gobernador de Nuevo León, no es un funcionario agradecido. Hay molestia entre los regiomontanos, pues se supo que el abogado David Mauricio Treviño Rivera, quien fue uno de sus asesores legales durante la campaña, y su familia, gozan de puestos directivos y con ingresos que van desde los 23 mil hasta los 60 mil pesos, con cargo al dinero público. Treviño Rivera es coordinador de Relaciones Públicas y Protocolo en el Palacio de Gobierno, mientras que su esposa, papá y hermana prestan servicios a la administración de Rodríguez Calderón en distintas áreas; sí, un caso de nepotismo. Lo peor es que se tuvieron que enterar gracias a una página de transparencia. ¿Así El Bronco quería presidir el país? Vaya, vaya. 5. Obstáculos. Dos nuevas impugnaciones contra la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, presentadas por una minoría del Senado y por la CNDH, fueron admitidas a trámite en la SCJN. La ministra Yasmín Esquivel, sin conceder la suspensión, dio entrada a las dos nuevas acciones de inconstitucionalidad contra las reformas a la legislación que establece que ningún funcionario puede obtener un salario superior al del Presidente. Pero los inconformes ahí se quedarán, pues tanto en controversias constitucionales, cuando se impugnan normas generales, como en acciones de inconstitucionalidad, no hay posibilidad jurídica de conceder la suspensión de la legislación, como habían solicitado los senadores. Ya, supérenlo, estamos en 2019 y estas son las reglas. Ya.   Columnista:Frentes PolíticosImágen Portada:Imágen Principal:Send to NewsML Feed:0

Ocultó información patrimonial y una cuenta bancaria, señala Función Pública; extitular de PEMEX Fertilizantes también es suspendido, pero por 15 años

A Ricardo Monreal se le armó una revuelta ante el inminente regreso de Germán Martínez a su escaño en el Senado. No le perdonan haber mediatizado la “injerencia perniciosa” de la SHCP sobre el IMSS. Algunos limitados ven en la carta de renuncia del expanista la traición de un “externo” que llegó al Senado por la vía pluri, y luego fue distinguido por AMLO con el nombramiento de director general del IMSS. No entienden que la prioridad del mero mero del instituto es el derechohabiente y no el rescate de PEMEX o los programas electoreros de la Cuarta T. Afortunadamente, el coordinador de Morena en el Senado es hombre de visión plural y amplia. Fue contundente al asegurarnos que “no habrá ningún desplante o desaire” hacia el ahora exdirector del IMSS. “La unidad por encima de todo”, subrayó. El debate sobre Germán al interior del grupo fue duro, difícil, nos aseguran. “A legisladores que son fundadores de Morena les caló demasiado. Va a ser un ambiente muy hostil para él”, adelanta Eduardo Ramírez, senador de ese partido.  Germán ya pidió su reincorporación al Senado. No parece tener intenciones de brincar a otra bancada. Sabemos que le coqueteó el PAN. El mismísimo Miguel Mancera le abrió las puertas del grupo del PRD, en charla con el reportero. “Hay varios grupos en el Senado que les encantaría que estuviera Germán. Es un hombre de convicciones firmes. Él sabe que, además de la amistad y el respeto profesional, está la posibilidad de que se incorpore a nuestro grupo parlamentario”, nos dijo el exjefe de Gobierno.  De la comparecencia de Carlos Urzúa para que explique los señalamientos de Germán en su carta de renuncia, la maquinaria de Morena no quiso ni hablar en la Permanente. Impuso su aplastante mayoría para evitar que fuera siquiera discutida la “injerencia” de la SHCP en el IMSS y la precaria situación que viven derechohabientes y trabajadores en el instituto. El punto de acuerdo que presentó la senadora del PAN Kenia López, apoyada por el bloque opositor, tampoco fue discutido. Los guindas y sus satélites lo mandaron a la congeladora. En ese instante pidió la palabra la senadora del PRI Beatriz Paredes. No se anduvo por las ramas: “El problema es que, al turnarlo, cuando tengamos el dictamen también tendremos probablemente la noticia de algunos muertos en los institutos nacionales de salud, porque el recorte está afectando a instituciones de gran importancia”. Sin comentarios.  Los morenos tampoco accedieron a que se llamara a una “reunión de trabajo” a la directora de Notimex, Sanjuana Martínez, a quien acusa la oposición de convertir la agencia en aparato de propaganda de la 4ª T. Esta petición la hizo en tribuna la yucateca Dulce María Sauri, ante la “editorialización” de las notas de la agencia y las críticas que desde allí se hacen “a quien piensa diferente”. Como ejemplo puso la crónica, sin firma, que se publicó en el portal de la agencia, el pasado 17 de mayo, bajo el título de “El maltrecho PRI, rumbo al exterminio”. Sauri le recordó a Sanjuana que no sólo Morena la apoyó para llegar a la Dirección de Notimex. Le dejó claro que las instituciones del Estado no deben interferir de manera alguna en asuntos “que sólo le competen a ese instituto político”.  Fueron largas y difíciles las negociaciones sobre las cuatro leyes secundarias de la Guardia Nacional. Sabemos que la política de apertura que adoptó la cúpula parlamentaria de Morena en el Senado se tradujo en una aprobación casi unánime. A ese resultado contribuyeron también Zoé Robledo, hasta ayer subsecretario de Gobernación; el coordinador de asesores de la Segob, Jorge Alcocer; gente de Seguridad Ciudadana y de la Consejería Jurídica de Presidencia. A ver si aprenden en San Lázaro: hablando se entiende la gente.       Columnista:Francisco GarfiasImágen Portada:Imágen Principal:Send to NewsML Feed:0

Tu publicidad aqui
Tu publicidad aqui
Tu publicidad aqui
Tu publicidad aqui

 

Hoy Noticia es un directorio de noticias cuya información es generada por diversos medios de comunicación, mostrando únicamente una breve descripción del contenido con su link de referencia al portal de su autoría, respetando así cada uno de los créditos correspondientes con la información que aquí se muestra.

Hoy Noticia, NO es autor, NI responsable de los contenidos de este portal.