Hoy Noticia Herbalife
Inicio ¿Quienes somos? Mapa del sitio Contactanos

La euforia que generó en algunos sectores productivos la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) no fue extensiva para todos, porque el país perdió beneficios en la renegociación, además de que hubo segmentos que tendrán afectaciones en cuanto entre en vigor el acuerdo. En el T-MEC, el gobierno mexicano aceptó que Estados Unidos retire los permisos a empresas de autotransporte de carga para hacer recorridos por ese territorio, mientras que la industria de medicamentos genéricos tendrá que esperar 10 años para tener acceso a los datos de las patentes. Además, no se robustecieron los mecanismos de resolución de conflictos comerciales con respecto a lo que se tuvo en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), entre otros temas en los que hubo pérdidas. El exjuez del Órgano de Apelación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y director de RRH Consultores, Ricardo Ramírez, dijo que si se evalúan los nuevos mecanismos para resolver disputas comerciales del T-MEC, con respecto a lo que se tuvo en el TLCAN, "hubo retroceso". Explicó que no hubo avances, porque anteriormente el mecanismo para solucionar disputas inversionista-Estado incluía todas las áreas, pero ahora sólo fueron unos sectores: energía, telecomunicaciones e infraestructura. En el TLCAN fue evidente que se necesitaba fortalecer la conformación de secretariados y páneles para resolver conflictos y nada de eso se mejoró, pero si se juzga la renegociación en función de las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que no quería órganos de solución de diferencias, entonces la negociación "fue un gran logro". En cuanto a los medicamentos, al extenderse de ocho a 10 años el tiempo de protección de datos de las patentes se perjudicará la producción de genéricos, dijo el vicepresidente de la Asociación Mexicana de Genéricos (Amegi) y director general de laboratorios Randall, Rodrigo Iturralde. "En cuestión de acceso se van a encarecer los productos, probablemente tendremos menos genéricos. Vamos a ver qué sucede en los próximos meses y años, porque va a haber más restricciones". Lo que se observa en México es que hay una fuerte demanda de medicamentos genéricos: en el mercado el consumo es de 80 por ciento, pero una vez que entre en vigor el T-MEC los laboratorios de este tipo de fármacos tardarán más tiempo en desarrollarlos, porque el acceso a los datos tardará 10 años a partir de que se comience la comercialización del producto. Más información en El Siglo de Durango

No es una casualidad que aquellas entidades federativas y áreas metropolitanas que han dedicado recursos y voluntad política para su promoción económica estén cosechando el fruto de sus esfuerzos con desarrollo, mejores puestos de trabajo, más equidad y mejoría en la calidad de vida de sus habitantes. Esta premisa sin embargo no siempre es la solución a los retos que el país en su conjunto y las regiones en particular confrontan. No obstante, existen ejemplos en nuestro país que atestiguan que es posible articular políticas, recursos, consensos, participación pública -especialmente la privada-, en la conformación de estrategias y su implementación. ¿En cuál categoría podría insertarse a la Comarca Lagunera respecto de su promoción económica -o falta de- en su desarrollo y bienestar ciudadano? El actual entorno político y de estrechez económica del gobierno federal, sin duda representan una área de oportunidad para que gobiernos locales y la iniciativa privada aprovechen los vacíos dejados por la eliminación de Proméxico, del Consejo de Promoción Turística y de las oficinas de la Secretaría de Agricultura en el exterior y otras, que hasta hace poco llevaron la estrategia de promoción y la marca ¨México ¨al mundo. La promoción económica que admito no siempre fue efectiva- sirvió a decenas de miles de empresas y de productores mexicanos a su internacionalización. También sirvió para dar a conocer a México por sus atractivos y atraer a millones de turistas y convertir esta actividad económica en una de las más importantes en nuestro país. La promoción coadyuvó con esfuerzos locales para atraer cuantiosas inversiones del sector manufacturero, de servicios y de la agroindustria. Hoy, México es líder en Latinoamérica por su comercio exterior y es, solo por señalar dos ejemplos, el sexto productor mundial de automóviles y el cuarto exportador al mundo de coches terminados. Somos asimismo la decima potencia productora de alimentos y también somos lugar número diez en exportaciones agroalimentarias. La semana pasada ante el Presidente López Obrador se conformó el Consejo Regional para la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico de La Laguna. Esta iniciativa se da después de que el Presidente cuestionó –en dos ocasiones públicamentela viabilidad de las actividades agropecuarias en La Laguna aduciendo la sobre explotación de los recursos hídricos. Los empresarios laguneros supieron limar diferencias con el Presidente y un primer resultado –diría de alivio generalizado- es que regresa la certidumbre para que los productores de la Comarca retomen confianza y reanuden sus proyectos de inversión. La actividad agropecuaria de La Laguna, especialmente del sector pecuario de ganado de leche, de engorda de cárnicos y el avícola no podía estar en entredicho por su importancia económica y de generación de empleo en todas sus cadenas productivas y de comercialización a nivel nacional. Sin embargo es también innegable que es necesario dar una solución al manejo y explotación de los recursos hídricos. La producción agropecuaria y el manejo y recarga de los acuíferos son actividades que deben ser complementarias y sustentables en el corto y largo plazo. La innovación, procesos de manejo y voluntad política de las partes involucradas sin duda se conjugarán para transitar hacia dicha sustentabilidad. El camino hacia esa transición está abierto y es importante no desaprovechar la oportunidad. Sin duda el Consejo Regional tiene miras ambiciosas que deberán cristalizarse en proyectos para dar un renovado impulso al desarrollo de la Comarca. El reto para el Consejo es concebir dichos proyectos y consensuarlos con participación pública (hoy de escasa o nula capacidad de recursos) y con la iniciativa privada; pero más importante aún, promoviendo inversiones de procesos con valor agregado que vengan a dar una frescura a la región con proyectos que atraigan innovación, tecnología, mejores prácticas y salarios mejor pagados. Esto deberá traducirse en que nuestro entorno pero especialmente el área metropolitana de La Laguna finalmente madure e implemente políticas efectivas y coordinadas que la proyecte como una zona de oportunidad y crecimiento en todos los órdenes. El Consejo junto con las autoridades estatales y municipales tienen dos retos inmediatos a resolver con el mismo ingenio e inteligencia utilizados la semana pasada en Palacio Nacional: restablecer el proyecto y ejecución del Metrobús en Gómez Palacio y Lerdo después de su desafortunada cancelación por parte del Presidente; y, promover y cabildear con las aerolíneas una mayor cobertura de vuelos desde la Comarca Lagunera a destinos hasta ahora ausentes como Monterrey, Chihuahua, Culiacán, Houston y Atlanta, entre otros. La ciudad de Durango en este mes de junio abrió 5 nuevos vuelos a destinos como Los Ángeles, Chicago y Dallas. La capital de Durango es el mejor ejemplo de que los esfuerzos de promoción dan resultado. Para La Laguna la conectividad aérea es sinónimo de competitividad para atraer inversiones y fomentar el turismo de negocios y convenciones junto a la oferta de nuevos hoteles y del nuevo Centro de Convenciones de Torreón. A la muchacha -que en sentido figurativo es La Laguna- hay que vestirla, invertirle, mejorarle su cara urbana con servicios de calidad, de transporte y conectividad aérea, de áreas verdes y de esparcimiento. Son pasos esenciales para darla a conocer dentro y fuera de México. Su promoción se puede y debe hacerse con la voluntad y el consenso de todos. Raúl Urteaga Trani manejó la política de mercados internacionales del sector agroalimentario mexicano en la Secretaría de Agricultura de 2013 a 2018, donde también fue el negociador del capítulo agrícola del TMEC. Fue también Consejero Económico para el TLCAN en las embajadas de México en Ottawa y en Washington, D.C., y fue Ministro Consejero para el Acuerdo Comercial México-Japón en Tokio. Actualmente es Gerente de Proyectos del fondo de inversión Axion-Cap, Ltd. en la Cd. de México. Más información en El Siglo de Durango

No es una casualidad que aquellas entidades federativas y áreas metropolitanas que han dedicado recursos y voluntad política para su promoción económica estén cosechando el fruto de sus esfuerzos con desarrollo, mejores puestos de trabajo, más equidad y mejoría en la calidad de vida de sus habitantes. Esta premisa sin embargo no siempre es la solución a los retos que el país en su conjunto y las regiones en particular confrontan. No obstante, existen ejemplos en nuestro país que atestiguan que es posible articular políticas, recursos, consensos, participación pública -especialmente la privada-, en la conformación de estrategias y su implementación. ¿En cuál categoría podría insertarse a la Comarca Lagunera respecto de su promoción económica -o falta de- en su desarrollo y bienestar ciudadano? El actual entorno político y de estrechez económica del gobierno federal, sin duda representan una área de oportunidad para que gobiernos locales y la iniciativa privada aprovechen los vacíos dejados por la eliminación de Proméxico, del Consejo de Promoción Turística y de las oficinas de la Secretaría de Agricultura en el exterior y otras, que hasta hace poco llevaron la estrategia de promoción y la marca ¨México ¨al mundo. La promoción económica que admito no siempre fue efectiva- sirvió a decenas de miles de empresas y de productores mexicanos a su internacionalización. También sirvió para dar a conocer a México por sus atractivos y atraer a millones de turistas y convertir esta actividad económica en una de las más importantes en nuestro país. La promoción coadyuvó con esfuerzos locales para atraer cuantiosas inversiones del sector manufacturero, de servicios y de la agroindustria. Hoy, México es líder en Latinoamérica por su comercio exterior y es, solo por señalar dos ejemplos, el sexto productor mundial de automóviles y el cuarto exportador al mundo de coches terminados. Somos asimismo la décima potencia productora de alimentos y también somos lugar número diez en exportaciones agroalimentarias. La semana pasada ante el Presidente López Obrador se conformó el Consejo Regional para la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico de La Laguna. Esta iniciativa se da después de que el Presidente cuestionó –en dos ocasiones públicamentela viabilidad de las actividades agropecuarias en La Laguna aduciendo la sobre explotación de los recursos hídricos. Los empresarios laguneros supieron limar diferencias con el Presidente y un primer resultado –diría de alivio generalizado- es que regresa la certidumbre para que los productores de la Comarca retomen confianza y reanuden sus proyectos de inversión. La actividad agropecuaria de La Laguna, especialmente del sector pecuario de ganado de leche, de engorda de cárnicos y el avícola no podía estar en entredicho por su importancia económica y de generación de empleo en todas sus cadenas productivas y de comercialización a nivel nacional. Sin embargo es también innegable que es necesario dar una solución al manejo y explotación de los recursos hídricos. La producción agropecuaria y el manejo y recarga de los acuíferos son actividades que deben ser complementarias y sustentables en el corto y largo plazo. La innovación, procesos de manejo y voluntad política de las partes involucradas sin duda se conjugarán para transitar hacia dicha sustentabilidad. El camino hacia esa transición está abierto y es importante no desaprovechar la oportunidad. Sin duda el Consejo Regional tiene miras ambiciosas que deberán cristalizarse en proyectos para dar un renovado impulso al desarrollo de la Comarca. El reto para el Consejo es concebir dichos proyectos y consensuarlos con participación pública (hoy de escasa o nula capacidad de recursos) y con la iniciativa privada; pero más importante aún, promoviendo inversiones de procesos con valor agregado que vengan a dar una frescura a la región con proyectos que atraigan innovación, tecnología, mejores prácticas y salarios mejor pagados. Esto deberá traducirse en que nuestro entorno pero especialmente el área metropolitana de La Laguna finalmente madure e implemente políticas efectivas y coordinadas que la proyecte como una zona de oportunidad y crecimiento en todos los órdenes. El Consejo junto con las autoridades estatales y municipales tienen dos retos inmediatos a resolver con el mismo ingenio e inteligencia utilizados la semana pasada en Palacio Nacional: restablecer el proyecto y ejecución del Metrobús en Gómez Palacio y Lerdo después de su desafortunada cancelación por parte del Presidente; y, promover y cabildear con las aerolíneas una mayor cobertura de vuelos desde la Comarca Lagunera a destinos hasta ahora ausentes como Monterrey, Chihuahua, Culiacán, Houston y Atlanta, entre otros. La ciudad de Durango en este mes de junio abrió 5 nuevos vuelos a destinos como Los Ángeles, Chicago y Dallas. La capital de Durango es el mejor ejemplo de que los esfuerzos de promoción dan resultado. Para La Laguna la conectividad aérea es sinónimo de competitividad para atraer inversiones y fomentar el turismo de negocios y convenciones junto a la oferta de nuevos hoteles y del nuevo Centro de Convenciones de Torreón. A la muchacha -que en sentido figurativo es La Laguna- hay que vestirla, invertirle, mejorarle su cara urbana con servicios de calidad, de transporte y conectividad aérea, de áreas verdes y de esparcimiento. Son pasos esenciales para darla a conocer dentro y fuera de México. Su promoción se puede y debe hacerse con la voluntad y el consenso de todos. Raúl Urteaga Trani manejó la política de mercados internacionales del sector agroalimentario mexicano en la Secretaría de Agricultura de 2013 a 2018, donde también fue el negociador del capítulo agrícola del TMEC. Fue también Consejero Económico para el TLCAN en las embajadas de México en Ottawa y en Washington, D.C., y fue Ministro Consejero para el Acuerdo Comercial México-Japón en Tokio. Actualmente es Gerente de Proyectos del fondo de inversión Axion-Cap, Ltd. en la Cd. de México. Más información en El Siglo de Torreón

Se prevé que el acuerdo comercial entre en vigor en 2020; temas políticos y de cooperación tomarán años

El miércoles 19 de junio el Senado de la República aprobó el T-MEC (Tratado México, Estados Unidos y Canadá) y otros seis acuerdos paralelos con los que se sustituye el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Con ello se manda un mensaje de buena voluntad a Estados Unidos, pero eso nos hace [] La entrada Aranceles, elecciones y control social aparece primero en Independiente de Hidalgo.

El gobierno mexicano recibió en enero la notificación de la intención de demanda de Odyssey Marine Exploration, Inc. (Odyssey) por la cancelación del proyecto Don Diego, al amparo del Capítulo XI, Inversión, del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

La migración es un acto natural de todas las especies animales, el ser humano migra desde hace unos setenta y cinco mil años, según estudios antropológicos serios, desde que abandonó su cuna natal en África, origen único de toda la humana estirpe; hasta poblar todos los continentes y rincones del planeta. Los motivos pueden ser muy variados. Crisis políticas; motivos económicos, buscar un mejor nivel de vida, acceso y mejores condiciones de trabajo y remuneración, o en casos más críticos, huir de exterminios, violaciones de los derechos humanos; lo mismo que desastres climáticos como sequías o inundaciones han provocado que entre un 4 a un 5 % de la población mundial se mueva de su lugar de origen a otras latitudes; lo mismo sur a norte que sur a sur; prácticamente todas las personas somos migrantes o descendientes de migrantes. La historia del México posrevolucionario no puede contarse sin la llegada de los refugiados españoles a raíz de la Guerra Civil de ese país. El 7 de junio de 1937, 456 menores, hijos de republicanos españoles fueron acogidos y alojados en una escuela en Morelia, por lo que acabaron siendo conocidos como los "Niños de Morelia". Dos años más tarde, el 13 de junio de 1939 llegó a costas mexicanas el barco "Sinaia", el primero de una serie que traería personas que huían del horror del franquismo criminal que gracias a los nazis lograba dominar política y militarmente a la Madre Patria, sumiéndola en una inmensa charca sangrienta. Los inmigrantes españoles proporcionan económicos, culturales, y hasta beneficios económicos significativos al país que apenas iniciaba su levantamiento después de la revolución y la Cristiada. Lázaro Cárdenas del Río confía en grandes intelectuales que como Alfonso Reyes; Daniel Cosio Villegas y Narciso Bassols profetizaban que la educación, la cultura, la música y hasta la economía crecerían con esa maravillosa aportación. Sin embargo, políticos e historiadores plagiarios, enemigos del cardenismo, condenaban toda migración y presagiaban desastres. Muchos periodistas a los que Cárdenas había privado de los "beneficios económicos" que el Maximato les había otorgado, se encargaron de decir que "venían los rojos"; que quitarían trabajo a los mexicanos y serían guerrilleros que destrozarían la paz del país. Lo que realmente sucede en estos casos, hace 80 años y ahora, es que aquellos que han tenido el confort de su posición, temen que otros con más capacidad de trabajo e intelecto, les priven de sus privilegios mal habidos. La historia registra que no era tanto el odio al migrante, sino al presidente en turno. Paradójicamente, junio, que debiera ser considerado el mes de la hospitalidad mexicana a los migrantes, se ha teñido de negrura. De la supuesta 4T nos regresamos a la 2T entreguismo juarista, olvidando la 3T de asilo cardenista. Después de miserables amenazas del neurótico presidente gringo de dictar aranceles contra todo producto mexicano que ingresara a estados Unidos, en unas oscuras sesiones de mansedumbre absoluta, la delegación mexicana, obligada por la fuerza militar y energética, tuvo acuerdos funestos que evitaron dicha fatalidad, pero a un elevado precio. Este mismo fatídico mes, tanto el ejecutivo federal como el senado festinaron la ratificación legislativa del tratado comercial T-MEC que sustituyó al TLCAN; me pregunto si habría algo digno y honesto que celebrar por el tratado en sí, cuestión más severa ya que hasta el neurótico presidente norteamericano felicitó al mexicano. Ese tratado, permitirá "Keep America great!" suena "Maravilloso" al vesánico gringo quien colocó la cláusula que prohíbe a México negociar con China, y seguramente India, Rusia e Irán; como ha eludido AMLO contestar; solo lo hace con evasivas. Significa pues una auténtica traición a la patria en la cual se ven involucrados ejecutivo y senado; así deberá juzgarla la historia y este presidente no resulta mejor que los anteriores ejecutivos, sino idénticos a ellos, por ejemplo, el también traidor Felipe Calderón quien tras arrancar la refinería de Hidalgo en 2009, solo construyó la barda perimetral con un costo de 620 millones de dólares (la mayoría desaparecidos); y, tras la orden norteamericana, detuvo la construcción para seguir dependiendo de la gasolina texana y no molestar a las empresas trasnacionales. Curiosamente nadie protesto (¿qué los haría callar?). Una vez más, México se ve obligado a voltear solo al norte, olvida este, oeste y sur; mucha izquierda de pacotilla, más bien una sumisión ante el demente gritón que los asusta y que cuando quiera, podrá dar por terminado este tratado como lo ha hecho, con la mano en la cintura, con el nuclear de Irán, el del Medio Ambiente y el Transpacífico. De los corruptos presidentes prianistas todo era de esperarse; pero con este había un dejo de ilusoria confianza; suponíamos antepondría los intereses nacionales por encima de los trumpianos, pero no; al igual que Peña, le está pavimentando el camino a la reelección, quitándole los migrantes, sumándose a la exclusión de relaciones comerciales con quienes el Tío Sam no le permite y solo le falta tomar la cuchara y empezar a levantar bloques para elevar el muro. Por cierto: lo del Metrobús es una cortina de humo para ocultar lo más evidente: la entrega de México a Estados Unidos. Es risible descubrir a los amlofóbicos más recalcitrantes, aturullados con esa jocosidad que comenzó con una levantada de mano, llenaron sus vísceras de bilis. Lo importante es: ¿Por qué el envío de 6,000 elementos de la Guardia Nacional a la frontera sur y otros casi 2,000 más a la norte? Cuando para lo que deberían servir es para darnos tranquilidad y seguridad en todo el país. En fin, hoy este México le hace el trabajo sucio a Trump; ya quieren reunirse, "se le ve sosegado, en son de paz"; pregona "Me gusta Andrés Manuel López Obrador, quiero reunirme con él". ¿Cuánto faltará para que Trump truene contra México? Eso, indiscutiblemente va a pasar, ahorita nos utiliza para su campaña electoral, ¿y luego? Bueno, si Donald Trump no gana las elecciones 2020, puede aspirar a un cargo en el Gobierno de AMLO. Más información en El Siglo de Torreón

En las últimas semanas mucho ha dado de qué hablar la crisis entre el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y el presidente Donald Trump, en virtud de la cual, Estados Unidos amenazó a nuestro país con imponer aranceles progresivos –de forma totalmente ilegal y arbitraria, pues existe un acuerdo de libre comercio– a los productos mexicanos de exportación, hasta llegar al 25 por ciento, si no aceptábamos fungir como un gran muro para frenar la migración de ciudadanos centroamericanos a su territorio. Ya todos conocemos el desenlace. Después del amago de nuestro principal socio y aliado internacional, el gobierno de México acordó –no tanto negoció– y sin exigir prácticamente nada a cambio –como son mayores restricciones a la venta y control de armas, que acaban en manos de la delincuencia–, implementar las medidas solicitadas, enviando a 6 mil elementos de la Guardia Nacional a nuestra frontera sur, con la esperanza de que el mandatario de aquel país sienta por atendida la “petición” y busque otro país al cualbullear como parte de su campaña por la reelección. Bajo este contexto, viene a cuento un episodio histórico entre ambos países, conocido como la Batalla del Carrizal, que justamente ayer conmemoramos. Cuenta la historia que corría el año de 1916 cuando Francisco Villa incursionó en territorio estadunidense y atacó el poblado de Columbus, Nuevo México, en venganza porque un comerciante de ese lugar le vendió balas de salva. A nuestro vecino país del norte no le pareció que un ejército extranjero entrara por sus fronteras –usualmente es al revés–, por lo que el general John J. Pershing, jefe de armas en El Paso, Texas, comenzó la persecución del Centauro del Norte en México, en lo que se conoce como la Expedición Punitiva. La situación obligó a que el presidente Venustiano Carranza, a través del general Jacinto Treviño, le pidiera al ejército estadunidense no proseguir con la incursión y regresara al norte, a fin de evitar un mayor conflicto, a lo cual el general Pershing hizo oídos sordos. El ejército estadunidense creyendo que Villa podía encontrarse en el Carrizal, Chihuahua, se movilizó a ese poblado, sin embargo, las fuerzas mexicanas lo interceptaron el 21 de junio de 1916, y tras darle un nuevo ultimátum, se enfrascaron en una pelea de la que terminó victorioso, en contra de todas las posibilidades, nuestro país. Como dijo el gran estadista Winston Churchill, “cuanto más atrás puedas mirar, más adelante verás.” Nuestra relación con Estados Unidos siempre ha sido complicada, pero después de mucho esfuerzo durante las últimas décadas, hemos dado pasos fuertes hacia la cooperación y el respeto mutuo. Acuerdos como la Iniciativa Mérida y el TLCAN nos han vuelto mejores aliados y han creado mayor confianza entre los dos países. No obstante ello, últimamente parecería que nuestra amistad no es tan fuerte como pensábamos. Todo esto viene a cuento pues vale la pena reflexionar si, como dijo nuestro canciller, Marcelo Ebrard, de la crisis de las semanas pasadas con Estados Unidos salimos con la frente en alto y se dejó a salvo la dignidad nacional, como en el Carrizal. Situaciones como ésas definen el presente y el futuro de la relación entre las dos naciones. Columnista:Ricardo Alexander MárquezImágen Portada:Imágen Principal:Send to NewsML Feed:0

Ya se dio el paso. El Senado mexicano ya refrendó el TLCAN II que el presidente Trump rebautizó como T-MEC. Su antecesor sigue vigente hasta la entrada en vigor del nuevo, lo que depende de su ratificación por nuestros dos socios. Aunque el partido opositor demócrata de Estados Unidos desea aplazar el proceso, prevalecerán los intereses industriales y financieros norteamericanos que son favorables al tratado. Los ajustes que los demócratas quieren en materia ambiental y laboral podrían modificar el texto aprobado en el Senado mexicano, pero bastaría añadir suplementos o acuerdos “paralelos” sobre esos temas para resolver el problema. El nuevo tratado aparece en un escenario internacional repleto de contradicciones políticas, económicas y sociales.  En contraste con la bandera de autosuficiencia y rechazo a instrumentos multilaterales de todo tipo, donde el presidente Trump retira a su país del Tratado Transpacífico y proclama America First, la conveniencia estratégica de consolidar una fuerza regional multifacética firmemente adicta a sus propósitos, explica que Trump promueva, pese a todas sus condenas retóricas de campaña electoral, la continuación del TLCAN en una nueva versión. Hay consideraciones que atañen a los intereses de México que es prudente mencionar: El TLCAN II procura la fusión de propósitos al armonizar disposiciones en materia de comercio e inversiones. La uniformidad de salarios en ciertos sectores de manufacturas automotrices, las disposiciones en materia farmacéutica van al lado del interés norteamericano en dominar un mercado continental de granos. La suma de componentes de nuestro desarrollo a los intereses de Estados Unidos está al centro de la concepción misma del TLCAN II. Un disfrazado elemento político está en el compromiso que se asume de informar a nuestros socios de cualquier intención de suscribir un acuerdo con algún país que no respete las normas del libre comercio. Estados Unidos ya se valió de cuestiones arancelarias en la delicada problemática migratoria, no para ayudar a resolverlas, sino como palanca para forzar nuestra acción en nuestra política migratoria contraria, por cierto, a la que había marcado el presidente López Obrador. Nuestro destino no ha de ser el de identificarnos en una simbiosis con el desarrollo y crecimiento norteamericano que tiene su propia agenda concebida y dirigida, por cierto, para extender y fortalecer su hegemonía. Además de lo anterior, el TLCAN II subraya la clara evolución que desde 1994 viene subvirtiendo nuestra visión histórica latinoamericana. La ubicación de México en Norteamérica no significa que estemos anclados por ese documento a las perspectivas de los intereses económicos propios de los otros dos países con los que compartimos el continente. Ante la realidad de que el camino estadunidense no coincide en todos sus puntos con la manera de pensar mexicana orientada hacia la mejor contribución a la concordia internacional, el presidente norteamericano debe saber que México no se siente obligado por el TLCAN II a coincidir siempre con las decisiones de Washington en asuntos de cooperación regional o internacional. Las relaciones con Europa en materia ambiental, las estrategias para mitigar los retos migratorios o para el combate contra las mafias son temas distintos. Nuestras relaciones internacionales responden a nuestra propia óptica.  Sorprende la actitud del Presidente de la República de no hacer cuestión alguna ante la andanada de insultos y desprecios lanzada contra México por el presidente Trump. Para sorpresa de todos, López Obrador ha expresado muchas veces que de ninguna manera encontraba en ellas razón de enojo. La evangélica pasividad de nuestro Presidente contrasta diametralmente con la reacción que se esperaba de su investidura. Algunas personas dentro de nuestro gobierno podrían simpatizar con que el nuevo TLCAN fuera un paso más en dirección a una verdadera comunidad norteamericana. Debe tenerse muy claro que el TLCAN II sólo es un acuerdo comercial, ampliado si se quiere, pero anclado en el tema que le es propio. Columnista:Julio FaeslerImágen Portada:Imágen Principal:Send to NewsML Feed:0

López Campos expuso que la regla relacionada con el comercio electrónico evitará la informalidad en el sector, así como malas prácticas fiscales y normativas, que hace 25 años no estuvieron reguladas en el TLCAN

Morelia, Michoacán, 21 de junio de 2019.- Luego de que México se convirtiera en el primer país en ratificar el acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), al ser aprobado en el pleno del Senado de la República, el diputado local Alfredo La entrada Ratificación del T-MEC revitalizará economía de Michoacán: Alfredo Ramírez se publicó primero en A tiempo.

Tu publicidad aqui

Notimex La ratificación de la Cámara de Senadores al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), así como el cumplimiento de los compromisos del acuerdo migratorio, facilitarán la aprobación del...La ratificación de la Cámara de Senadores al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), así como el cumplimiento de los compromisos del acuerdo migratorio, facilitarán la aprobación del Poder Legislativo estadunidense y reducirían las presiones de la Casa Blanca de imponer aranceles, consideró la Concanaco-Servytur.El presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), José Manuel López Campos, subrayó que con la puesta en operación del T-MEC se fijarían las bases para que los temas económicos no se mezclen con asuntos sociales entre México y Estados Unidos.En un comunicado, indicó que la Cámara de Representantes de Estados Unidos entra en receso el 26 de julio, por lo que antes de esa fecha se esperaría que se aprobara el tratado comercial, para después enviarse al Senado estadunidense para su ratificación.Estimó que la ratificación del T-MEC se podría concretar en el periodo de 45 días, a partir del 7 de junio, que fijaron México y Estados Unidos para analizar los resultados de las acciones aplicadas para frenar la migración ilegal y evaluar de nuevo la posibilidad o no de que se fijen aranceles a los productos mexicanos.“La ratificación de la Cámara de Senadores envía una señal positiva a Estados Unidos y a Canadá de que es necesario fortalecer el área económica de Norteamérica como la más competitiva a nivel mundial, que alberga 28 por ciento del Producto Interno Bruto del orbe y 16 por ciento del comercio mundial, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial de Comercio”, manifestó.De acuerdo con el dirigente de la cúpula empresarial, el tratado comercial de Norteamérica aumentará el interés para la inversión extranjera directa por instalar plantas en el país y que puedan alcanzarse porcentajes de producción de origen fijados en el acuerdo.López Campos expuso que la regla relacionada con el comercio electrónico evitará la informalidad en el sector, así como malas prácticas fiscales y normativas, que hace 25 años no estuvieron reguladas en el TLCAN.“Con el T-MEC, en el sector terciario de la economía, la actividad comercial será la beneficiada en primera instancia, en importe económico, seguido por el segmento de servicios, que tendrá el mayor repunte en porcentaje, mientras que en el turismo el impacto positivo se dará en la proveeduría que será más competitiva”, concluyó.-Fin de nota-

Notimex Las senadoras de Morena Jesusa Rodríguez, Nestora Salgado y Ana Lilia Rivera, quienes votaron en contra del dictamen para la ratificación de del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), en...Las senadoras de Morena Jesusa Rodríguez, Nestora Salgado y Ana Lilia Rivera, quienes votaron en contra del dictamen para la ratificación de del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), en materia comercial, se negaron a responder porqué adoptaron esa postura.Al ser cuestionadas por Notimex, las senadoras respondieron de manera evasiva sobre su postura en la votación que impulsó su propio partido, Morena.El miércoles, en la sesión del periodo extraordinario en el Senado de la República, se aprobó con 114 votos a favor, cuatro en contra y tres abstenciones, el decreto que aprueba el Protocolo por el que se sustituye el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) por el Tratado entre los Estados Unidos Mexicanos, Estados Unidos de América y Canadá (T-MEC).La senadora Nestora Salgado, en conferencia de prensa que ofreció esta mañana fue cuestionada sobre el tema y respondió con evasivas.“Muy puntualmente les diré mi razón, quiero decirles que es un voto con conciencia, pero ahorita perdónenme, es el tema de mis compañeros y no quisiera robarles el espacio, vienen de Guerrero muy cansados, vienen de muy lejos”, mencionó en alusión al tema de la rueda de prensa.Posteriormente, se le preguntó en privado sobre su voto en contra del T-MEC y nuevamente evadió dar una respuesta concreta, al señalar que emitirá un boletín al respecto.La senadora Ana Lilia Rivera, también de Morena, dijo a través de un mensaje de WhatsApp de su oficina de prensa, que por el momento se reservaría a dar entrevistas.Por su parte la legisladora morenista, Jesús Rodríguez explicó que este jueves por la tarde dará una entrevista a Notimex en la que hablará del tema.El único que aceptó explicar sus razones fue el senador sin partido Emilio Álvarez Icaza, quien votó en contra porque considera que el tratado agudizará el modelo de crecimiento con desigualdad y recordó que cuando se firmó, hace 25 años, el TLCAN iba a ser la panacea. Sin embargo, no fue así.“25 años después la mitad de la población está en pobreza, no tiene empleo, el TLCAN ha sido sólo para algunos, es un modelo que está fracasando en Estados Unidos y en Europa, con pobres, con desigualdad, y México es una especie de niño aplicado al modelo de la globalización”, apuntó.-Fin de nota-

Notimex La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) celebró la ratificación del Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), aunque señaló que con este acuerdo el sector que...La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) celebró la ratificación del Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), aunque señaló que con este acuerdo el sector que representa queda muy desfavorecido.En conferencia de prensa, el vicepresidente Ejecutivo de la Canacar, Refugio Muñoz López, dijo que por segunda vez la industria del autotransporte, dentro de este acuerdo, quedó en desventaja “como ocurrió hace 25 años”.“Nuestro sector no fue tratado de manera equitativa en el texto que se negoció finalmente entre los tres gobiernos: sí entendemos que la negociación fue muy complicada. Entendemos que en una negociación no se gana el 100 por ciento y seguramente en esta debe haber algunos sacrificios para lograr lo que se logró”.Muñoz López explicó que la Canacar no habló antes públicamente sobre el tema, porque no quisieron ser “irresponsables” y de que en algún momento se les culpara por no llegar a un buen fin.“Hoy que el Senado ratificó en sus términos el T-MEC, es justo que también expresemos cómo nos fue en la negociación y desafortunadamente al igual que en el TLCAN fuimos utilizados como moneda de cambio”, apuntó.Muñoz López refirió que en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) de manera unilateral México cedió una parte importante del mercado del autotransporte en México, “que fueron los servicios de paquetería y mensajería”.Subrayó que "de nueva cuenta los negociadores mexicanos, a quienes reconocemos el esfuerzo que hicieron, aceptaron y cedieron a las presiones".Otra vez, expuso, a través de su gobierno, el sindicato estadounidense incorporó un texto en el T-MEC en donde se reserva el gobierno de Estados Unidos el derecho de cancelar los permisos que ya haya otorgado a empresas mexicanas para servicios de largo recorrido, es decir, aquellos que van más allá de la zona comercial y también se reserva el derecho de no dar nuevos permisos.“Lo más grave es que esa reserva sólo la otorga el gobierno de Estados Unidos para el autotransporte mexicano, ni siquiera para el transporte canadiense, y lo que es todavía más más grave es que esa misma reserva no la estableció el gobierno mexicano para el autotransporte proveniente de Estados Unidos”, dijo.El vicepresidente de la Canacar sostuvo que para apoyar a este sector, sobre todo a las pequeñas y medianas empresas, la Cámara se pronunció por el trabajo conjunto con el gobierno para diseñar un programa específico para impulsar la competitividad del autotransporte de carga.El nuevo acuerdo comercial, resaltó, afectaría a tres mil 800 empresas que operan 400 mil unidades, y que atienden importaciones y exportaciones en la frontera con Estados Unidos, lo que se traduciría en afectaciones para las pequeñas y medianas empresas.-Fin de nota-

Con la ratificación por parte del Senado del T-MEC, nuevo acuerdo comercial entre México, EU y Canadá, el cine mexicano sólo podrá tener una mínima parte de presencia en pantalla grande. En el capítulo 15, Comercio Transfronterizos de Servicios, se establece que los exhibidores reservarán el 10 por ciento del tiempo total de exhibición a la proyección de películas nacionales. Este porcentaje está mencionado en la actual Ley Federal de Cinematografía, pero con el Tratado de Libre Comercio (TLC), al que le quedan poco tiempo de vida, se podía ir a una reserva hasta del 30 por ciento de tiempo en pantalla. Con el T-MEC resuelto, ya no se podría luchar por mayor presencia en salas, a nivel legal. Productores, actores y directores de cine nacional entregaron apenas este martes una carta en la Cámara Alta, donde se solicitaba no firmar el T-MEC y revisar diversas situaciones culturales, como la exhibición para cine nacional. "Se debería mantener la reserva existente en el TLCAN del 30% para el cine mexicano y no aceptar la reducción propuesta del 10% en el T-MEC. Esa reserva se hizo cuando el cine mexicano sólo producía unos doce largometrajes al año y ahora se está produciendo más de 170 al año, en promedio, por lo que el 10% actual resulta a todas luces insuficiente", se señalaba en la carta. Y destaca que en los últimos años México se convirtió en el cuarto país consumidor del cine comercial estadounidense. "Más del 90 % de las producciones cinematográficas que los mexicanos consumen provienen del mercado de Hollywood, debido a que las distribuidoras extranjeras como Universal, Disney, Fox, Warner y Sony, agrupadas en la Motion Pictures Asociation (MPA), controlan el mercado de nuestro país con prácticas contrarias a la libre competencia y obtienen ganancias multimillonarias en taquilla". Más información en El Siglo de Durango

Tu publicidad aqui
Tu publicidad aqui
Tu publicidad aqui
Tu publicidad aqui

 

Hoy Noticia es un directorio de noticias cuya información es generada por diversos medios de comunicación, mostrando únicamente una breve descripción del contenido con su link de referencia al portal de su autoría, respetando así cada uno de los créditos correspondientes con la información que aquí se muestra.

Hoy Noticia, NO es autor, NI responsable de los contenidos de este portal.